Contaminación Acústica

La contaminación acústica, entendida como el ruido excesivo y molesto, aunque no es acumulable en el medio, no deja de ser perjudicial para la salud física y mental, tanto auditiva, como con efectos sobre el sueño o la memoria, y produciendo unos niveles de estrés y fatiga mayores de los deseados.

La mayor parte de la contaminación por ruidos es consecuencia directa de las actividades humanas, como el transporte, la construcción o las industrias, unidos a las actividades de ocio.

AEROPU~1

     La OMS (Organización Mundial de la Salud) establece en 70 Db (decibelios) como el límite superior deseable por encima del cual el ruido afectaría de forma notoria a nuestro organismo. En España, se establece en 50 Db el umbral de confort, es decir, el ideal para una vida saludable. En Málaga capital se recogieron niveles de 65 Db, confirmando que el sonido molesto continúa siendo un problema en zonas del centro. Estos problemas se acentúan en zonas cercanas al aeropuerto, zonas de crecimiento urbanístico intenso, y áreas de ocio. Obviamente, cuanto más nos alejamos de la capital, menor es el grado de contaminación acústica, encontrando unos niveles mínimos de estrés y ansiedad, trastornos del sueño y otros problemas psicológicos deribados de los ruidos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *